Historias

Para preservar la intimidad de los usuarios , los nombres y los lugares que aparecen aquí son ficticios. Pero las historias son reales.

Evandro 

Es portugués, nacido en Oporto.

Tiene 62 años.

Es hijo único. Y su padre, de 87 años, actualmente está ingresado en una residencia geriátrica por padecer Alzheimer.

Se casó en Portugal. Y de allí fue siete   años a vivir a Holanda. Allí tuvo que divorciarse.

Tiene dos hijos que siguen viviendo por tierras holandesas, y que están “algo” al tanto de él;  pero a los que no quiere incomodar, porque “ellos tienen sus familias” nos dice.

Después de Holanda viene a España. Y ha estado 22 años dando vueltas por diferentes puntos de nuestro país.

Ha trabajado fundamentalmente en agricultura. Aunque antes de salir de Portugal fue militar profesional durante 15 años.

Lleva seis meses viviendo en Zaragoza.

Es diabético.  Y puede llevar un tratamiento médico, gracias a que Cáritas se lo paga. Toma habitualmente insulina inyectable.

Además  tiene problemas de circulación, lo que le dificulta mucho para poder caminar correctamente.

Desde que vino a Zaragoza ha dormido en la calle. Pero ahora lleva unas semanas durmiendo en un albergue social.

Y todos los días va al Comedor Social   de la Parroquia del  Carmen

Gran parte del día está en el Centro de Día San Blas. Donde también hace su merienda-cena antes de ir a dormir.

 

Antonio

Nació en Zaragoza hace  51 años.

Tiene ocho hermanos y sus padres ya no viven. Pero tiene muy poca relación con su familia.

De pequeño trabajó en campo, y en la ganadería: ordeñando vacas.

Ha trabajado como restaurador, en Pikolin. Y como camarero en muchos  restaurantes  y bares…

Su padre era pintor.

Ha estado tres veces en la cárcel: ocho, siete y la última vez, cinco años.

La última vez que salió de la cárcel fue en Junio de 2016. Y desde entonces no ha tenido trabajo.

Duerme en una casa que heredó hace años de su madre en la Magdalena. Pero no tiene ni luz, ni agua. Porque  mientras que estaba en la cárcel, hubo un incendio, y todavía no se ha solucionado el tema de ver quien tiene que pagar los desperfectos.

Y come todos los días en el Comedor Social  que tienen las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en la calle Danzas.

Pasa gran parte del día con nosotros en el Centro San Blas.

 

José Luis

Es de Madrid y tiene 54 años.

Tiene algo de familia, pero mantiene muy poca relación…

Porque su familia, hace muchos años ya que le dejó en la calle.

Desde entonces va de un lugar para otro: albergues , calle, cajeros…

Ha estado seis años en la cárcel,

De ellos  cinco años, ha estado trabajando en el mantenimiento en Ocaña y en Aranjuez. Contento porque tenía un sueldo, y además cotizaba a la Seguridad Social.

El 9 de septiembre de 2009 sale de la cárcel por última vez. Y desde entonces no ha conseguido un trabajo.

Ha tenido problemas importantes con el consumo de alcohol. Problemas que ha podido superar gracias a la ayuda profesional de una psicóloga, y al interés y la fuerza personal por dejarlo.

Hace tan sólo un año que está en Zaragoza.

Hace un mes aproximadamente ha conseguido una habitación en la que puede dormir, y que se la paga una ONG , durante dos meses.

Pasa la mayor parte del tiempo en el Centro de Día San Blas.

Es un usuario que desde que tiene un techo en el que dormir su mejoría  se le  nota incluso físicamente.

 

Mourad

Nacio en 1982 en Argelia.

Confiesa haber  sufrido mucho desde  pequeño.

Su padre murió en 1999 en un accidente, delante de él.

Vivían en un pueblo lejos de la capital, en la montaña. Empezó una guerra  civil.

Hasta los 12 años muchas veces le pegaban los islamistas,   que eran terroristas. Sufrieron malos tratos de gente al ir   y venir al colegio.

Estuvo  seis años en el colegio.

El último año tuvo un profesor que resultó ser terrorista.

Buscaba a gente que pudiera ser militar o policía. Sospechaba que mi hermano que vivía en España lo fuera…. Y por esto le  torturó física y psicológicamente, para intentar  sacarle  una información,  que no nunca existió.

Un día, en su pueblo, asesinaron a un policía, cortándole la cabeza con un cuchillo en una cafetería. Los asesinos obligaron a la gente a que tardara 15 minutos en salir de la cafetería. El asesino iba encapuchado, para no ser reconocido.

Al entierro de ese vecino, que fue al día siguiente, fueron  sus  hermanos, su familia. .. Se suspendieron todas las clases en el colegio, menos la clase  en la que estaba él.  En  ese momento empezó a sospechar  de su profesor. Más tarde resultó que su profesor  era el asesino.

Pasado un tiempo, todo el mundo se enteró que ese  profesor era en  terrorista. Y que pertenecía al Grupo Islámico Armado (GIA), enfrentado al gobierno oficial.

Al terminar en el Colegio se puso  a trabajar. Fué soldador.

Hasta que, en 2007 recibió una llamada telefónica   de su hermano que estaba en España. Le ofrecía que un amigo suyo empresario me iba a contratar en España.

Le  hizo un contrato de trabajo de carga–descarga de pollos  una Empresa a en Zaragoza. Le ofrecieron un sueldo de 1200 euros al mes aproximadamente.

Al llegar a España empezó  a trabajar. Era un trabajo de 15-18 horas. Cuando llegó  el final del primer mes, le  llamaron  para firmar la nómina. En el papel ponía 1200 euros. Y le dieron un sobre  con 250 euros. Al preguntar extrañado le  dijeron: “pregunta a tu hermano”. Su hermano y el empresario,  le  dijeron que  para tener los papeles tenía que entregar la diferencia durante un año.

Se vio  obligado a seguir trabajando en estas condiciones durante  11 meses.  No resistió  más. Casi se volvió   loco.

Trabajaban como animales en las granjas. Yendo de un sitio a otro, en distancias que llegaban a ser hasta de 200 kms. por hora para llegar a cargar a otro sitio.

Una vez se produjo un accidente en Monroyo, Teruel.  Los ilegales se tuvieron que esconder en las  montañas próximas a la carretera,  estando heridos. En el coche sólo se quedaron  los legales.

Habría  querido dejar antes  este  trabajo, pero no podía ser. Este trabajo era un trabajo de esclavos.

Los fines de semana aprovechaba para estudiar el idioma español, cultura… con profesores voluntarios en Las Fuentes y El Actur.

Ha trabajado en otras empresas. Ahora esta en paro.

Se casó  con una chica argelina  en 2011. Ahora está  en trámite de divorcio. Porque la relación era complicada.

Tiene dos hijos, que viven con su madre.

Con los problemas que ha tenido, cayó en el mundo de las drogas y del alcohol.

Mundo del que está  saliendo. Acude al Centro Unidad de Adicciones de Salud Aragonesa, del Ayuntamiento, pasando los controles y tests  que corresponden.

Se  encuentro mejor sin consumir. Esto ha sido un gran avance

 

Luis Antonio

De Zaragoza. Con 58 años  y sin familia actualmente.

Ha pasado 18 años de ellos en la cárcel en tres periodos de  9, 8 y un año. En las cárceles de Torrero, Soria y Zuera.

Ha trabajado como albañil, metalúrgico, en montaje de plazas de toros para fiestas de pueblos…

El 18 de enero de 2017 es la última vez que salió de la cárcel.  Y desde entonces está en paro.

Confiesa que pasa todo el día en la calle, dando vueltas , paseando….

Al medio día come en el comedor social San Vicente de Paúl en la calle Danzas.

A lo largo del día , pasa mucho tiempo con nosotros en el Centro de Día San Blas.

Actualmente duerme en un furgón en el Arrabal. A la espera de conseguir una habitación en un piso en el Barrio La Jota, por la que le van a cobrar 100 euros al mes, únicamente por dormir.

 

Keita

Nace en 1986 en Costa de Marfil. Eran cuatro hermanos.

No conoció a su padre.  Que murió en el año 2000.

Vivía en una pequeña ciudad al norte que se llama  Bouake.

Fue a la escuela normalmente.

Pero en 2002 al comenzar la guerra civil, dejó la escuela.

Empezó a trabajar en carpintería de madera. Cuando deja este trabajo se va a vivir a la capital: Abidjan.

Allí trabajó como comerciante, vendiendo cola de Costa de Marfil a Nigeria. Pero tuvo un percance, ya que un día con el calor se le quemó la cola.

Lo poco que pudo recoger lo vendió. Y así el dinero que le quedó, fue para empezar la aventura.

De Nigeria fue a Burkina, y de allí a Mali.

En Mali cambió de documentación y de allí fue a Mauritania. Estando allí es cuando decide ir a Canarias.

En Nuayibu (Mauritania) hay mucha gente que  te oferta el viaje en patera a Canarias. Y cada uno elige su viaje. El eligió  el suyo, y paguó 500 euros.

Hicieron el viaje en una patera 54 personas. Salieron un sábado por la noche, y llegaron el lunes a Tenerife, ya por la tarde.

Llevaban  comida, y butano, para hacer café.

Entraba mucha agua del mar en la patera, y todo el viaje tuvieron  que estar sacando agua, para  que no se hundiera la patera.

La patera era de madera.

Al llegar a a Tenerife llegó la policía y la Cruz roja, y les llevaron a un Campo que está al sur de Tenerife, en el que pasaron 40 días.

En 2007 cogió  un vuelo de Tenerife a Barcelona. Es algo que organiza la policía.

Actualmente ha legalizado  su situación. Y tiene toda la documentación correcta.

En este momento en Zaragoza, tiene  trabajo en una empresa de Villanueva de Huerva, que le permite vivir dignamente